15 enero 2016

Reseña: La espada de Shannara




Título: La espada de Shannara
Saga: Las crónicas de Shannara, #1
Autor: Terry Brooks
Editorial: Oz
Páginas: 578
Año: 2015
Precio: 24.50€
Edición: Tapa blanda con solapas
Cuanto tan solo era un bebé, Shea fue abandonado en la puerta de los Ohmsford y, desde entonces, ha sido uno más de la familia y ha llevado una vida pacífica en Valle Sombrío. Todo cambia con la llegada de un misterioso visitante, el druida Allanon, que trae noticias estremecedoras: el tenebroso hechicero que ya asoló el mundo en una ocasión ha despertado.

La única arma capaz de derrotar al hechicero es la espada de Shannara, pero solo el verdadero heredero del elfo Shannara podrá empuñarla y salvar el mundo que conocen. ¿Será Shea el elegido?


En cuanto oí hablar de este libro, quise leerlo. La fantasía épica es un género que me gusta mucho y la sinopsis me pareció muy interesante, por lo que me apeteció mucho darle una oportunidad. Además, estaba a punto de estrenarse una serie de televisión basada en él y yo tengo la manía de no ver series o películas antes de leer sus novelas correspondientes. Puede que algunos ya conozcáis esta historia, pues tiene bastantes años y, de hecho, ya existía una edición española (aunque debe de estar descatalogadísima, pero quién sabe, quizás algún familiar vuestro la tenga por casa).

En este caso, el protagonista es Shea, un medio elfo que fue adoptado por la familia Ohmsford y se ha criado como uno de ellos. Su vida siempre ha sido muy tranquila pero, de repente, un imponente druida llamado Allanon aparece con una extraña y peligrosa misión: al parecer, se cree que es el único descendiente de los Shannara y el único capaz de empuñar la espada que acabará con el terrible mal que acecha todo su mundo. Es entonces cuando, junto con su hermano Flick, se adentrará en esta aventura sinsentido, recorriendo tierras que nunca pensaron visitar y enfrentándose a peligros que nadie desearía.

Cuando empecé la historia, ya sentí que todo iba un poquito lento, pero creo que con este género es algo que suele pasar y no le di mucha importancia; el problema llegó cuando los días iban pasando y yo no conseguía avanzar demasiado, lo cual me frustraba un poco. Me estaba gustado, pero a la vez no podía evitar pensar que tenía mucha paja, descripciones a montones y pocos diálogos (de hecho, en cuanto la abres ya te das cuenta de la densidad que tiene). Llegado a un punto, quería saber cómo avanzaba todo, seguir leyendo, pero también era consciente de que, de todo lo que había leído, podían haber quitado la mitad. Otro problema es que la traducción/corrección en ocasiones me sacaba un poco de mis casillas, ya que -entre otras cosas- fueron unas cuantas veces en las que vi palabras que sobraban o que incluso faltaban (como poner un "que" sin venir a cuento o que faltase una palabra similar, lo que hacía que tuviese que darle yo misma sentido a la frase).

Pero no todo es malo, la historia me ha gustado y los personajes también. Siempre se espera que el protagonista tome la riendas, que los demás queden relegados a un segundo plano y él sea siempre la clave para ayudar a todo el mundo. En este caso no es así y eso me ha encantado. Creo que todos los personajes tienen un papel importante, como por ejemplo su hermano Flick o su amigo Menion (no puedo quedarme sin nombrar a Balinor y a Hendel); es más, una buena parte de la historia se desarrolla con todos esos personajes separados y podemos ver claramente cómo cada uno de ellos es vital para que todo cobre sentido. En muchos casos, el propio Shea parece más secundario que protagonista y son los demás los que van realizando heroicidades (o meteduras de pata). Además, podemos ver que no son precisamente perfectos, sus defectos son notables en muchos momentos, pero también su evolución a lo largo de las páginas.

De algo que me di cuenta -y me extrañó bastante- es que no aparecían mujeres, yo leía y leía, pero en todo momento los personajes eran masculinos. En vez de verlo como algo negativo, pensé: al menos así me libro de la típica damisela en apuros o de un amor a primera vista. Pero antes lo digo y antes tengo que tragarme mis palabras. Cuando por fin apareció una mujer, aunque no era excesivamente frágil, sí hubo un romance que consideré muy sacado de la manga. Me pareció coherente la forma de introducir el personaje en la historia, encajaba bien, lo que no me hizo tanta gracia fue que, de repente, surge un amor incondicional que me pareció más de relleno que otra cosa. Quizás el autor pensó que había que darle cierto toque romántico, pero a mí me habría resultado más creíble si se hubiera quedado en una simple "atracción" y, en todo caso, haber surgido más adelante.

Aunque la historia se me hizo lenta y tuvo algunas cosillas que no terminaron de convencerme, conforme nos íbamos acercando al final, me iba enganchando más. La batalla definitiva me gustó mucho, ocupa unas cuantas páginas y agredecí que no pasase todo en un abrir y cerrar de ojos, porque bastante relleno había tenido ya como para que encima no me detallasen bien lo importante. Pero no puedo tener queja al respecto, todo se alargó como se merecía y eso es un punto muy positivo. Por un momento pensé que no iba a haber muertes importantes, me daba la sensación de que el autor no iba a tirar por ese camino y todos sabemos que en estas historias mueren personajes destacables sí o sí, peeeeero finalmente las cosas se desarrollaron como la novela merecía y, aunque me dio pena perder a unos cuantos personajes que me gustaban, eso hizo que todo pareciera más realista. 

Y, como veo que ya me estoy enrollando bastante, voy a terminar diciendo que se me han quedado ganas de continuar con la siguiente novela, la cual espero que sea al menos un poco más ligera que esta. También que, si no os apetece introduciros en una saga o en la trilogía principal, considero que este libro se puede leer suelto, el final queda un poco abierto para una nueva aventura, pero la de este libro se cierra sin problema. Y, por último, que sigo con ganas de ver la serie, pero esperaré a haber leído la trilogía completa para darle una oportunidad.

En conclusión: La espada de Shannara es un comienzo de trilogía que, aunque se me ha hecho algo pesado y lento, me ha dejado buen sabor de boca. Tanto la historia como los personajes han sido de mi agrado y, si bien creo que le sobran unas cuantas páginas, también considero que merece la pena darle una oportunidad (eso sí, si os gusta el género y no buscáis algo ligero).

 

1 comentario:

Angusti dijo...

A mi también me apetece leer este libro pero son demasiado caros y gordos y si encima la historia es lenta me da miedo..