15 diciembre 2013

Reseña: El ladrón del rayo




Título: El ladrón del rayo
Saga: Percy Jackson, #1
Autor: Rick Riordan
Editorial: Salamandra
Páginas: 288
Año: 2009
Precio: 12.50€
Edición: Tapa blanda con solapas
¿Qué pasaría si un día descubrieras que, en realidad, eres hijo de un dios griego que debe cumplir una misión secreta? Pues eso es lo que le sucede a Percy Jackson, que a partir de ese momento se dispone a vivir los acontecimientos más emocionantes de su vida. 

Expulsado de seis colegios, Percy padece dislexia y dificultades para concentrarse, o al menos ésa es la versión oficial. Objeto de burjas por inventarse historias fantásticas, ni siquiera él mismo acaba de creérselas hasta el día que los dioses del Olimpo le revelan la verdad: Percy es nada menos que un semidiós, es decir, el hijo de un dios y una mortal. Y como tal ha de descubrir quién ha robado el rayo de Zeus y así evitar que estalle una guerra entre los dioses. Para cumplir esa misión contará con la ayuda de sus amigos Grover, un joven sátiro, y Annabeth, hija de Atenea.


Esta serie de novelas me llamaban la atención desde hace varios años, pero ha sido ahora cuando me he decidido a darles una oportunidad. Comencé el primer libro con muchas ganas, pero reconozco que me pilló en un momento de mi vida bastante agobiante y tardé más de dos semanas en terminarlo. ¡Dos semanas para un libro de menos de trescientas páginas! Una locura. Yo soy de esas personas a las que les gusta leer en poco tiempo, ya que sino me cuesta bastante meterme de lleno en la historia y no consigo disfrutarla tanto. Creo que ese ha sido uno de los puntos malos de haber elegido ese momento para adentrarme en el mundo de los dioses del Olimpo.

Supongo que no hay mucho que pueda decir sobre el protagonista, ya que creo que todos lo conocéis. Pero, por si acaso se pasea por aquí gente como yo, a la que no le gusta saber demasiado de las historias antes de leerlas, os diré que Percy Jackson es un joven de solo doce años. Vive con su madre y su padrastro, un hombre insufrible, y nunca ha conocido a su padre, por lo que hace años que lo da por muerto. Por una serie de circunstancias, Percy va a parar al campamento Mestizo, donde descubre que es hijo de un Dios y que tiene como misión recuperar un objeto robado. Es entonces cuando se adentra junto con dos amigos en esa alocada aventura, que le deparará un montón de situaciones peligrosas.

En cuanto comencé a leerla, no pude evitar acordarme de mi buen amigo Harry Potter, sentía una especie de magia, como si esta novela pudiera recordarme lo que sentí leyendo esos libros, aunque es verdad que poco a poco y debido a mis parones inoportunos fui perdiendo esa chispa.

Algo interesante a destacar de esta saga es que podemos llegar a conocer bastante sobre la mitología griega. Personalmente, gran parte de los datos han sido totalmente nuevos para mí, ya que nunca he estudiado nada relacionado con el tema, así que ha sido todo un descubrimiento. La forma de narrar del autor es bastante agradable, no cansa y es genial experimentar un montón de aventuras que parecen no tener fin. La originalidad puesta en la trama me ha gustado mucho, me parece algo novedoso, fresco y a la vez ideal para todo tipo de públicos.

En cuanto a los personajes, tenemos a tres principales: Percy, del que ya os he hablado, protagonista indiscutible, y sus dos amigos: Grover y Annabeth, cada uno de ellos con unas facultades especiales que iremos conociendo a lo largo de la historia. Si bien es cierto que todos ellos me han resultado agradables, no he llegado a empatizar demasiado con ninguno. O bien porque su personalidad no me aportaba demasiado o simplemente por mi problema principal de no poder mantener un ritmo de lectura constante; de todas formas, eso es algo que podré comprobar claramente en los siguientes libros. Además de ellos, tendremos la oportunidad de conocer a muchos otros personajes con poderes expectaculares, desde dioses hasta criaturas malignas que pondrán a estos amigos en más de un aprieto.

En conclusión: El ladrón del rayo es una historia que me ha gustado bastante, pero a su vez se me ha quedado corta en cierto sentido, no sé bien si por mi culpa o por la historia en sí. Solo espero que sus continuaciones sepan aportarme toda esa magia que parecen guardar en su interior.

6 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

A mi la mitología griega siempre me gustó así que no dudé en hacerme con este libro, ya que nunca antes he leído un libro sobre el tema. Yo creo que el problema que tuve con este libro es que vi la película hace tiempo y no pude disfrutarlo tanto...

Besos.

Penélope dijo...

A mí el primero me gustó bastante creía que iba a ser muy infantil por la portada pero me sorprendí bastante. A ver si pronto termino esta saga.

Besos :)

Urtica Dioica dijo...

El libro no me lo he leído, pero ¡por Dios, qué mala era la película! Hacía tiempo que no me reía tanto viendo una peli. No había por donde cogerla, a la pobre. ¡El Olimpo está en el Empire State! xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD **se seca una lágrima** Ay.

Mª Del Mar dijo...

Quiero leer este libro!!!!!!!!!!!!
Madre mía soo leo críticas positivas y yo aquí sin leerlo todavía...
Besos^^

Paula Tina Mente dijo...

Hola!!! pues como tú, había oído hablar mucho de estas novelas y apenas ahora les he dado una oportunidad. Hace como una semana me leí el primero y como a ti, me hizo pensar en Harry Potter.

No estuvo mal, aunque igual es un poco infantil de momento, espero que vaya evolucionando en las siguientes novelas, pero me quedo con un buen sabor de boca.

Saludos!!!!

Siriax2 dijo...

En mi opinión es una saga que va creciendo en cada libro. Espero que disfrutes pronto de su continuación *O* y que te guste ^^