11 agosto 2013

Reseña: La senda trazada




Título: La senda trazada 
Autor: Pedro de Paz 
Editorial: Algaida 
Páginas: 360 
Año: 2011
Precio: 20.00€
Edición: Tapa dura con sobrecubierta
Alfonso Heredia es un periodista gráfico que atraviesa una mala racha económica y personal. Casi de casualidad llega a sus manos un viejo libro con extrañas sentencias en caracteres góticos, y cuando lee en el periódico el fallecimiento del papa, cae en la cuenta de que el texto revelaba las circunstancias de la muerte del Santo Padre.

Al examinar el libro con más atención descubre que se trara de un escalofriante obituario sobre toda condición y nacionalidad, predicciones de muertes que todavía no han ocurrido. Pronto le asaltará la duda de si utilizar con fines filantrópicos y egoístas ese sorprendente conocimiento, que muchos desearían poseer a cualquier precio...


Este libro llevaba bastante tiempo esperando en mi estantería. Siempre me daba cierto miedo leerlo y, aunque una vez llegué a empezarlo, decidí dejarlo para más adelante. Ahora que estoy intentando dar prioridad a mis lecturas atrasadas, le tocó el momento.

Estamos ante una novela que me ha resultado original pero que a su vez me ha decepcionado un poco, ya que no ha sido lo que yo esperaba. Esta es la historia de Alfonso, un fotógrafo que suele vender sus imágenes a medios de comunicación, pero al que últimamente las cosas no le van demasiado bien. Por casualidad, acaba cayendo en sus manos un libro antiguo y escrito a mano. Poco a poco, Alfonso va descubriendo que el libro contiene las futuras muertes de celebridades del mundo actual, aunque escritas de forma enrevesada y, por lo tanto, difíciles de descifrar. Es ahí cuando comienza a obsesionarse con todo lo que rodea a dicho ejemplar y su vida se convierte en un caos.

Ciertamente, me esperaba una novela en la que nos adentráramos profundamente en ese misterioso libro, intentando adivinar nosotros, junto con el protagonista, a qué persona se refería. Pero la cosa no va así. El protagonista se obsesiona totalmente con el libro pero, aunque nos detallan algunos fragmentos, las personas a las que se refiere no son reales y no hay mucha forma de implicarnos en ello.

Para ser sinceros, la novela se me ha hecho muy densa para la cantidad de páginas que tiene. Apenas cuenta con diálogos y, aunque la narración no me ha desagradado, sí que me ha parecido excesiva. Demasiadas descripciones o páginas que yo borraría directamente para que resultase mucho más amena.

En cuanto a la trama, no ha conseguido atraparme. Tiene ese punto interesante en el que no sabes muy bien qué va a suceder pero, en los momentos importantes, no me he sorprendido apenas. Sabía lo que nos esperaba desde mucho antes de que sucediera. Si hay algo que me resultó ligeramente inesperado, fue el final, aunque tampoco consiguió calarme.

Creo que el punto más negativo ha sido el protagonista. Un personaje que no me gustó desde el primer momento y que página tras página va empeorando cada vez más. Uno de los detalles importantes de la historia es, precisamente, su deterioro -tanto físico como mental- y realmente es interesante ver cómo va transformándose a peor de forma bastante realista. Tanto esto como que ninguno de los demás personajes consiguieran encandilarme (aunque resultasen bastante creíbles), hicieron que la historia no me transmitiese más.

Pese a todo, no creo que se trate de una mala novela; simplemente, no es mi tipo de libro. Es por eso que he decidido darle una nota media, aunque no fuera para mí, no la he aborrecido ni mucho menos. Al fin y al cabo, esta opinión es personal y, si os atrae la trama, puede que os acabe gustando más que a mí.

En conclusión: La senda trazada ha sido una novela demasiado densa para mi gusto. Con ciertos detalles y planteamientos interesantes, pero también con una trama que prometía bastante y que no consiguió transmitirme demasiado.

 Gracias a Algaida.

 

1 comentario:

MyuMyu dijo...

No conocía el libro y, si te soy sincera, no me llama demasiado. La sinopsis pinta bastante bien y es interesante eso de las fechas, pero, por lo que has comentado, no acaba aprovechando del todo el potencial de esta idea.
Además, siento que se te haya hecho tan denso. Creo que es posible que me pasase lo mismo.
¡Besos!