13 junio 2013

Reseña: Pídeme lo que quieras, ahora y siempre



Título: Pídeme lo que quieras, ahora y siempre
Saga: Pídeme lo que quieras, #2
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Páginas: 432
Año: 2013
Precio: 14.90€
Edición: Tapa blanda sin solapas
NO APTO PARA MENORES DE 18 AÑOS.

Después de provocar su despido de la empresa Müller, Judith está dispuesta a alejarse para siempre de Eric Zimmerman. Para ello y para reconducir su vida decide refugiarse en casa de su padre, en Jerez. Atormentado por su marcha, Eric le sigue el rastro. El deseo continúa latente entre ellos y las fantasías sexuales están más vivas que nunca, pero esta vez será Judith quien le imponga sus condiciones, que él acepta por el amor que le profesa.

Todo parece volver a la normalidad, hasta que una llamada inesperada los obliga a interrumpir su reconciliación y desplazarse hasta Munich. Lejos de su entorno, en una ciudad que le resulta hostil y con la aparición del sobrino de Eric, uno contratiempo con el que no contaba, la joven deberá decidir si tiene que darle una nueva oportunidad o, por el contrario, comenzar un nuevo futuro sin él.


PUEDE CONTENER SPOILERS DE SU PRIMERA PARTE.

Recuerdo que cuando terminé la primera parte de esta trilogía, me quedé con unas ganas tremendas de saber cómo continuaba. Aunque esto fue así, reconozco que me llevé un pequeño chasco al comenzar este libro. Veréis, en un primer momento sentí un desprecio tremendo hacia Eric, que si bien ya me había sacado algo de mis casillas en el anterior libro, en este comenzó pareciéndome completamente asfixiante e insoportable. Más adelante la cosa cambia y no es tan cansino, pero finalmente volvemos a lo mismo otra vez.

En cuanto a lo demás, en esta segunda parte vemos como Judith le da una nueva oportunidad a Eric y decide irse a vivir con él a Alemania, donde el sobrino de este no parece estar muy de acuerdo con su decisión. Flyn intentará hacerle la vida imposible y Jud no sabe cómo controlarlo. Además de esto, Eric es demasiado protector, tanto con su familia (sobrino, madre, hermana) como con ella, lo que hace que cada poco tiempo tengan discusiones de lo más absurdas.

Algunas cosas que no me han gustado son las siguientes: He tenido la sensación de que los protagonistas siempre son muy buenos en todo. Ya no solo en deportes, hablar idiomas y resultar atractivos a todo el mundo, sino también a la hora de salir de situaciones complicadas. Supongo que puede ser algo normal, ya que tienen que ser unos personajes llamativos y que conquisten al lector, pero yo cada vez me siento más alejada de ellos. Por otro lado, algo que me saca mucho de quicio son los tópicos españoles, olé-toros-paella, y más si se repiten unas diez veces a lo largo de toda la novela. Aunque hay ciertas cosas que me han gustado como, por ejemplo, conocer algunas costumbres alemanas, dudo mucho que todo el mundo allí se emocione al saber que una persona es española y se pongan a soltar las típicas palabritas. Una vale, dos también, tres ya no.

Y ahora es cuando recalco que el libro sí me ha gustado, pero tuve ciertas dudas (que no comenté) cuando leí la primera parte y en esta las he confirmado. Pese a todo, la novela engancha, tiene sus momentos alegres y sus momentos tristes, te mantiene pegada a las páginas y quieres saber más y más. Los personajes vuelven a vivir sus peculiares momentos sexuales, esta vez más fuertes, acompañados también de momentos de pareja. Judith y Eric parecen encajar en cierto sentido, sobre todo sexual, pero a mí ella me sigue pareciendo una mujer con las ideas muy claras y él un hombre posesivo y mandón, lo que hace que choquen cada dos por tres. Tengo un conflicto de opiniones, ya que en ocasiones parece que lo único que los mantiene unidos es el sexo, pero en otros casos se ve mucho más que eso.

Reconozco que la primera parte de la novela no me estaba gustando, después cobró intensidad y no podía dejar de leer, las idas y venidas de los protagonistas dan para mucho y eso es lo bueno de esta historia. Ha habido momentos muy intensos, de esos en los que no eres capaz de apartar la vista del  libro. Peeero, también quiero decir que hemos llegado a un punto en el que a mí la relación que mantienen me parece totalmente insana. El final de la novela nos mete de lleno en un torbellino de emociones que, sinceramente, a mí no me han gustado demasiado. Los protagonistas tienen momentos inmaduros y realmente absurdos de los que consiguen hacer, como quien dice, una montaña de un grano de arena. Mi mente solo pensaba «basta ya, hay que ponerle fin». Supongo que todo tiene un límite y, aunque tengo curiosidad por leer la última parte, creo que con dos libros (y más con el final tan cerrado que tiene este), habría sido suficiente.

En conclusión: Pídeme lo que quieras, ahora y siempre nos traslada de nuevo a la relación complicada de Eric y Judith, donde las emociones siempre están a flor de piel. Esta vez con más conflictos, más juegos y más pasión.

 Gracias a Esencia.

5 comentarios:

Little Red dijo...

Adoro a Megan Maxwell! Tengo mil ganas de leer esta trilogía de libros. gracias por la reseña

MyuMyu dijo...

Tengo este libro pero me falta el primero. A ver si me hago con él y así puedo leerlo.
¡Besos!

Vero Y Alvaro dijo...

Holaaa:D Antes de todo, perdón por el spam, lo que pasa es que nos parecía el lugar mas indicado ya que nos ENCANTA! este blog. Bueno, me llamo Álvaro, y junto a una amiga mía, Vero, tenemos un blog literario, porque nos encanta esto de leer! Bueno, aquí os dejamos el enlace de la pagina y graciaas por llegar hasta aquí http://www.palabrassobreescrito.blogspot.com ♥ PORCIERTO, TE HEMOS AFILADO :) NOS AFILAS?? :DD

Gaby T. P. dijo...

¡Hola!:3 Tienes un premio en mi blog, porque el tuyo...¡me encanta!♥

http://2corazondefuego.blogspot.com.es/2013/06/primer-premio-para-corazon-de-fuego.html

InésM dijo...

Mañana se publica ya la tercera y última parte.
Ya tengo ganas de leerla.
Besos.