07 marzo 2013

Reseña: Mystic City




Título: Mystic City • La ciudad del agua
Saga: Mystic City, #1
Autor: Theo Lawrence
Editorial: Montena
Páginas: 430
Año: 2013
Precio: 15.95€
Edición: Tapa blanda con solapas
UNA CIUDAD DIVIDIDA.
UN AMOR DESTINADO A DURAR PARA SIEMPRE.
UNA MENTIRA QUE PUEDE CAMBIARLO TODO.

Dos familias enemigas, los Foster y los Rose, mueven los hilos invisibles de Nueva York. Tras años de ardiente confrontación, ahora la ciudad va ser testigo de un acontecimiento inaudito: Aria Rose y Thomas Foster, los primogénitos de cada familia, van a casarse, y su matrimonio simbolizará la unión inquebrantable de los dos linajes.

Mientras tanto, en las Profundidades, un grupo de rebeldes trama una virulenta rebelión política que podría hacer temblar los pilares de la ciudad y acabar con todo lo que los Rose y los Foster han construido...


Este es uno de esos libros que te llama la atención en cuanto ves su portada y que deseas leer cuando ves su sinopsis. Por desgracia, en muchos casos este impacto principal hace que después te lleves una gran decepción. Prácticamente todas las reseñas que he leído sobre él lo ponían como malo y decepcionante, pero yo me he llevado una impresión completamente diferente.

Nos situamos en Nueva York, pero no tal y como es actualmente, sino en una ciudad que se divide en dos bandos: gente, digamos, de clase social alta y místicos, personas con diferentes tipos de poder sobrenatural. Obviamente, los primeros son los que poseen el poder, liderados por dos importantes familias que siempre se han odiado, los Rose y los Foster. Parece ser que las cosas están cambiando mucho ya que han decidido aliarse. ¿Y por qué? Pues porque Aria Rose y Thomas Foster, jóvenes hijos de estas familias, se han enamorado y han decidido casarse. Casualmente, esto hará que los dos bandos se apoyen en las próximas elecciones, en las que tendrán como rival a una mística con muchos seguidores. Pero no, esto no es lo más importante, Aria ha perdido la memoria por una supuesta sobredosis y no recuerda nada acerca de su relación con Thomas. Está realmente confundida e intenta sentir algo hacia él, pero es incapaz de conseguirlo, ¿qué está pasando?

Nosotros estamos igual que ella, porque no tenemos ni idea de nada de lo que ocurre, aunque sí intuímos que las cosas no son como dicen. Aria es un personaje que vive bastante confuso durante la mayor parte de la historia, sometida a diferentes intervenciones y sin saber nunca qué es verdad y qué es mentira. Junto a ella, iremos removiendo los hilos y descubriendo quién ha decidido manejarla como títere y cuáles son sus motivos. Una chica que, por su personalidad, no habría pensado que pertenece a una clase social alta ya que -al contrario que sus amigas- no está tan preocupada por la ropa, las joyas o el qué diran. Vamos, que tiene sus vestiditos y sus cosillas, pero no es una de esas protagonistas insulsas e insoportables (aunque sé que más de uno piensa que sí). Quizás sí sea un poco lenta en ocasiones, pero vamos, la chica debe tener un lío tremendo en la cabeza y considero que a lo largo de la historia va volviéndose cada vez más fuerte y desafiante.

Por otro lado tenemos a Hunter, un rebelde místico que acaba cruzándose en el camino de Aria y que quizás sepa más cosas de las que parece. Un personaje que me ha gustado mucho, fuerte, misterioso y sorprendente.

Las familias Rose y Foster son de lo más odioso que te puedas encontrar, egoístas y planificadoras, pendientes de cada detalle y dispuestas a todo con tal de conseguir lo que se proponen. A parte de a los padres, también conoceremos un poco a Thomas, un personaje que no me ha gustado nada y al que dan ganas de patearle. También tendremos a Kyle, el hermano de Aria que, aunque en algunos momentos llega a parecer buen tío, he acabado odiándolo. Y, la verdad, es que hay muchos personajes más que darán juego como Davida, la criada de Aria, Benedict, un aliado de los Rose, Turk, amigo de Hunter, etc.

La ambientación me ha gustado mucho. La ciudad está dividida en dos, en la parte superior viven los ricos y, en la inferior, los místicos. La zona pobre está en gran parte inundada y su autor nos explica la diferencia entre cómo eran las cosas antiguamente y cómo son en la actualidad, detallándonos también diferentes lugares de la ciudad realmente interesantes. La invención de los místicos, ha sido un puntazo para esta historia, sobre todo en las últimas páginas, dónde nos enseñarán que son mucho más impresionantes de lo que parecían.

Aunque tenemos una buena dosis de romance que se va desarrollando a lo largo de las páginas, el tema principal no es este, sino la política y la rivalidad de dos bandos. Algo, en mi opinión, muy positivo. Respecto al final, para mí ha sido muy bueno, sorprente y con muchas ganas de seguir con la historia. Aunque la novela ha tenido varios puntos predecibles -al principio no cuesta demasiado averiguar qué es lo que está pasando y hacia el final también tendremos alguna situación bastante obvia- creo que tiene otros detalles que llegan a compensar esos pequeños fallitos.

En conclusión: Mystic City nos abre las puertas de un nuevo mundo en el que nunca sabes quién puede ser tu aliado o tu enemigo y en el que cualquier día puede ser el último de tu vida. Dos bandos enfrentados, una guerra inevitable y un amor que conquistará.

 

Gracias a Montena.



5 comentarios:

Iago Prado dijo...

Un poco me tentaba pillar este libro, aunque me abruma tantas críticas dispares sobre él (algunas valoraciones muy bajas y otras tan buenas como esta), aunque de todos modos estoy aparcando un poco los libros de ficción para disfrutar y reseñar otros palos. Quizás más adelante.

Buena reseña.

Un abrazo XXL :)

Rosa de Medianoche dijo...

¡Hola!
Uff... estoy deseando leerlo. Pero ni lo tengo, ni me sobra en tiempo; así que tendré que esperar.
Besis.

Cris Viviendo entre Páginas dijo...

Ya he leído varias críticas de este libro pero de momento no creo que lo lea porque no quiero que me decepcione :)

Un besito♥

Liwy dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Mystic City es uno de éstos libros que te llaman des del principio tanto por su portada como su sinopsis.
Yo no lo he leído, tampoco es que le tenga muchas ganas, pero siento curiosidad después de tu reseña. :)
¡Besos! ^^

Ariel Ro dijo...

Me encanta la portada pero tengo miedo de que o me guste el libro y sea uno más entre tantos. Pero me lo pensaré. Un beso