08 noviembre 2012

Reseña: Carpe diem




Título: Carpe diem
Autor: Javier Dut
Editorial: Círculo Rojo
Páginas: 368
Año: 2012
Precio: 12.00€
Edición: Tapa blanda con solapas
¿Alguna vez te has preguntado quién eres o quiénes son los que te rodean? ¿Realmente sabes todo acerca de tu propia vida, la de tu familia o la de tus amigos?

La historia que tienes en tus manos, y que estás a punto de comenzar a leer, demuestra que a pesar de que uno piense que la vida es pura rutina, no es así. En realidad, la vida está llena de sorpresas y momentos que hacen que el mundo de uno dé un giro de 360 grados en el instante más inesperado.

Una vez dicho esto, sólo me queda darte tres consejos: nunca pierdas la ilusión por descubrir lo que no conoces. Nunca dejes de soñar con aquello que crees imposible. Y sobre todo... Nunca digas nunca.


Desde el primer momento, me quedó claro que estaba ante una novela entretenida, que se leería en poco más de un suspiro. He tenido la oportunidad de conocer a varios personajes, entre los que se encuentran: Leo (el protagonista), Charlie (el amigo guay al que conoce el primer día de clase), Sabrina (la chica que le gusta), Eva, Ester y Ancor (los otros amigos), Marcos (el chico malo) y Francisco y María (los padres de Leo). Aunque no se profundice demasiado en la personalidad de cada uno, todos ellos tendrán un papel importante en la historia.

Algo que no ha terminado de convencerme ha sido el hecho de que parece que las vidas de todos (excepto la de Marcos y anteriormente la de Sabrina) son absolutamente perfectas, tienen familias fantásticas y todo les va estupendamente. Es un punto que me resultó muy poco creíble, tanto eso como que todos se preocuparan ciegamente por todos y adoraran a Leo desde el primer momento, llegando a volcarse con él como si lo conocieran de toda la vida. Entiendo que se pueda tener una vida de en sueño, pero me parece excesivo que todos los personajes la tengan (vale, sí, hay algunas cosillas por medio que nos hacen ver que varios han tenido sus problemillas, pero aún así siguen siendo ultramegafelices y me resulta antinatural). Es cierto que en algún momento de la historia se justifica el cariño que recibe el protagonista por parte de su familia y llega a ser comprensible, pero no me convence que todo el mundo que le rodea lo adore de esa manera, al igual que lo encantadores y simpáticos que son sus amigos.

Por supuesto, tendremos momentos de amor, en los que al principio pensé que darían bastante movimiento a la historia porque parecía que había problemillas de por medio y, aunque es cierto que durante unas cuantas páginas es así, finalmente nos introducimos en una historia de cuento que solo puede tener un final.

También tenemos una dosis de maldad e intriga, que nos deja la miel en los labios desde el principio, para dar con la solución al final. Aunque creo que es algo que su autor quiso introducir ahí para darle algo de chispa a la historia, a mí me pareció demasiado rápido todo el proceso (ahora pasa, no se habla más de ello hasta casi el final de la historia y después se resuelve). Al igual que el momento venganza que vemos al principio, que se soluciona con una rápidez casi absoluta y sin necesidad de implicar a más personajes en ello.

Pese a las cosillas que no me han gustado, me pareció muy sencilla de leer y la devoré en muy poquito tiempo, pero me faltaron sorpresas y desarrollo de los problemas. El mensaje que oculta me ha gustado, es bonito e intenta demostrarnos a lo largo de sus páginas que hay que vivir el día a día y dejar atrás los problemas que podamos encontrarnos en el camino, pero no he podido evitar que casi todo me resultase antinatural.

En conclusión: Carpe diem ha sido una lectura entretenida, con unos valores que me han gustado, pero que a su vez me ha resultado demasiado predecible y me ha dejado con ganas de más emociones.


Gracias a Javier Dut.

6 comentarios:

Ailey Grey dijo...

Parece que no está mal del todo... tal vez algún día me la lea, pero en principio no llama mucho mi atención.
Besotes.

Catnip dijo...

Me llamaba, pero ahora no sé si leerlo.
¡Un besito! :D

Iago Prado dijo...

Con esa valoración da un poco que pensar a la hora de leerlo, pero siempre digo que el libro del gusto está en blanco.

Si cae, lo ojearé y le daré una oportunidad.

Un gusto leer tus reseñas Becky :)

Cris Viviendo entre Páginas dijo...

Empecé este libro con bastante ganas porque había leído buenas críticas pero la verdad es que me decepcionó bastante, me resultó todo demasiado forzado :S

Un besito♥

Kitty dijo...

Vaya!! Pues si habia leido criticas super geniales!! Ahora me has dado que pensar....

Besos ;)

Elisabet dijo...

Holaa^^
Es la primera reseña que leo de este libro que habla sobre que todos eran megafelices xDDD
Creo que a mi también me resultaría antinatural.
Le tengo curiosidad :)
Besitos :D!